, ,

Exlibris Acueducto de Segovia

Cantidad:

7902 disponibles


Comparar

Sello de Caucho Exlibris Acueducto de Segovia. Tamaño de Impresión 40×38 mm.

  • Sello manual realizado en caucho y montado en una montura de madera.
  • Sello realizado individualmente para una calidad óptima.
ENVÍO GRATUITO (para toda la península)

 

23,50 IVA Incl.

7902 disponibles


  • *Nombre

    Color almohadilla

    Tipo de Montura
    • 7.5 €
    • 15 €
    • 18 €
    • 18 €
    • 18 €

    Saquitos terciopelo

    Observaciones

SELLO EXLIBRIS ACUEDUCTO DE SEGOVIA
COMPUESTO:
– Sello de caucho tamaño 48×38 mm.
– Base y mango madera de haya.
– Bolsa Limosnera Judas color burdeos o azul oscuro
– Almohadilla disponible en 4 colores
– Descripción del Ex-libris.

BREVE DESCRIPCIÓN
ACUEDUCTO DE SEGOVIA
En España existen todavía acueductos magníficos, construidos durante la dominación romana, que han resistido al riete demoledor del tiempo, entre ellos el de Segovia, que es, sin duda alguna, uno de los monumentos más grandiosos y atrevidos ejecutados por los romanos. Tiene 119 arcos, pero 35 son obra moderna que, en la apariencia, se diferencian muy poco de los antiguos. En su mayor altura tiene 30m., hasta las paredillas de mampostería. Esta obra es de piedra berroqueña de grano gordo, color cárdeno con pintas blancas, sin que se sepa actualmente, cuál es la cantera de donde se sacó.
Los sillares no se juntaron con argamasa alguna, ni se observan plomo ni hierro en las uniones de esta obra, que reune sencillez, elegancia y grandiosidad.
En este acueducto no hay inscripción que nos indique el arquitecto, ni el tiempo, ni bajo que emperador se fabricó.

En Stampa nos esforzamos en realizar sellos de caucho exlibris de calidad, esto nos diferencia de la competencia. Diseños originales, tipografías adaptadas al motivo de la imagen, todo esto acompañado con una presentación elegante.

El exlibris, en su esencia y en su concepto originario es la indicación de pertenencia que el propietario de un libro pone en el revés de la cubierta ó en la guarda del libro.
Desde que hubo libros y ésto fueron objeto de propiedad particular, hubo, naturalmente, de parte del propietario deseo de conservarlos en su poder y librarlos del extravío. Así, no es extraño que ya en  tiempo de los Faraones existiese el ex-libris, ó documento en el que hacía constar que el libro era  uno de los que poseía el que lo atestiguaba  con aquella señal.

0.0 calificación
0
0
0
0
0

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden dejar un comentario.

Aún no hay opiniones.